El GPRS, siglas en inglés de Servicio General de Paquetes Vía Radio, es un sistema que permite la transmisión de datos por paquetes. Esta tecnología, extensión del GMS, permite una mayor velocidad y ancho de banda de los celulares, mejorando su capacidad para acceder a la Internet.

Surgió debido a la inevitable unión de la telefonía móvil con la Internet y tiene la ventaja de utilizar, en la trasmisión de datos que producen tráfico “a ráfagas”, diversos canales a la vez, aprovechando los “huecos” disponibles para las transmisiones de diversos usuarios. Por ello, no se necesita un circuito dedicado para cada usuario conectado.

GPRS: Servicio General de Paquetes Via Radio para Celulares

Con este sistema desaparece el concepto de tiempo de conexión, dando paso al de cantidad de información transmitida: a partir del uso de GPRS el cliente podrá ser facturado en función de los paquetes enviados y recibidos.

El GPRS se basa en el sistema de comunicación digital de celulares (GMS) de 2º generación, éste fue diseñado para la transmisión de voz por lo que se basa en la conmutación de circuitos, aspecto que lo diferencia del sistema GPRS.

Gracias al GPRS los servicios obtenidos en un celular son equivalentes a los de una computadora. Por ejemplo el acceso a cuentas de correo, navegación por internet, descarga de ficheros, etc. Con la tecnología GPRS se puede utilizar servicios como el acceso mediante el Protocolo de Aplicaciones Inalámbrico (WAP). Además se pueden utilizar el Wireless Application Protocol (WAP), el servicio de mensajes cortos (SMS) y la mensajería multimedia (MMS).

Por ello al sistema GPRS se le conoce también como GSM-IP ya que usa la tecnología IP (Internet Protocol) para acceder directamente a los proveedores de contenidos de la Internet.

La tecnología del GPRS aumenta la capacidad de servicios P2P utilizando el protocolo IP, posibilidad de utilizar el dispositivo como módem USB y la transferencia de datos de GPRS se cobra por volumen de información transmitida (en kilo o megabytes).