Cada día se puede aprender algo diferente en la red, siendo uno de estos casos un término tal como Cloud Computing, el cual ya lleva algunos cuantos años siendo de mucha utilidad para muchos usuarios que buscan nuevas alternativas de poder llegar a servicios diversos. Su nombre viene justo del uso de la nube, con lo cual estamos dando a entender que los servicios a utilizar no se encuentran instalados en nuestro computador, más bien se encuentran disponibles en la red, lo cual a primera instancia toma como beneficios el poder contar con un ahorro de memoria en nuestros discos duros y un alivio para el sistema operativo ya que no tendrá que hacerlos funcionar.

Cloud Computing: Servicios en la Nube

De esta manera las aplicaciones y servicios no requieren de la previa instalación de un software lo cual es un alivio si se tiene poco espacio de memoria. Entre otros beneficios que requieren ser vistos aquí nos encontramos con el hecho de poder trabajar a nivel mundial, razón por la que toda persona interesada va a poder beneficiarse con lo que se ofrece vía Cloud Computing, siendo posible además desde cualquier tipo de computador o gadget electrónico. Aparte, la energía que se consume vía Cloud Computing es menor en comparación a los servidores comunes que se suelen usar.

El cloud computing privado, o nubes privadas si es que queremos decirlo en español, es manejado por solo un cliente que será el encargado de poder controlar las aplicaciones en cuestión para que los haga funcionar donde él lo desee, siendo generalmente personal autorizado para esas funciones específicas. De esta manera se puede tener una mayor protección de la información con la que se trabaja, algo esencial para toda compañía para que no pueda verse afectada por terceros al momento de entrar a algún servicio de tipo público.