KVM, o también denominada como Kernel-Based Virtual Machine, es el complemento perfecto en caso de andar buscando la forma de poder implementarle virtualización a Linux, siendo además otro caso más de un software libre. Vale indicar que KVM se encuentra incluida en el núcleo de Linux desde su versión 2.6.20, de la misma manera también hay que mencionar el requerimiento de hardware para la ejecución de la virtualización en base a algún tipo de procesador que cuente con soporte de Virtualization Technology, ante lo cual las computadoras de Intel se vuelven sumamente favorables, pudiendo trabajar con huéspedes de tipo GNU/Linux de 32 y 64 bits así como también Windows de 32 bits.

KVM: Kernel-Based Virtual Machine

Una vez instalado el KVM no es complicado poder virtualizar sistemas, presentándosenos opciones que te permitirán poder editarlo del mejor modo posible, hallando de esta manera la virtualización completa o la para virtualización, siendo este último caso aquel donde se utiliza el hipervisor para poder compartir el acceso al hardware en cuestión pero integrando a su vez un código que esté al tanto de la virtualización en el mismo sistema operativo. Una vez completado el virtualizado se podrá instalar el sistema operativo a haber elegido.