DHCP e el acrónimo utilizado para Dynamic Host Configuration Protocol, lo cual en español se podría denominar como “protocolo de configuración dinámica de host”, la finalidad de esto mismo es poder dar la posibilidad a los clientes de una red IP la posibilidad de obtener sus parámetros de configuración de modo automático. Esto se puede entender de mejor manera como una relación entre cliente y servidor, siendo justamente este último el que se encarga de otorgar a cada cliente una dirección IP dentro de una lista que almacena pero aparte de ello llega a registrar los datos de qué IP ha tenido cada cliente, el tiempo que lo ha poseído y quién se le va a entregar después.

DHCP: Protocolo de Configuracion Dinamica de Host

Para que el protocolo de red DHCP pueda asignar direcciones IP utiliza tres métodos distintos de asignación, siendo de esta manera que puede darse el caso de que sea manual, en donde una dirección IP se le otorga a una máquina para poder tener mayor control de esta misma y así evitar la conexión de clientes no identificados; la asignación automática, la cual es permanente y se usa para cuando el número de clientes no es demasiado variado; y la dinámica, bajo la cual se puede dar la reutilización de una dirección IP, siendo manejado por el administrador de la red.