Tiempo atrás era muy costoso realizar llamadas de larga distancia. Los usuarios pensaban dos veces antes de realizarla y lo hacían solo cuando era absolutamente necesario. La razón principal de tan alto costo era que, para poder comunicarte, tu línea tenía que pasar por una serie de centrales telefónicas que permitían que tu voz llegue a su destino. Debido a todo el trabajo y mano de obra que implicaba, dicho servicio era, naturalmente, muy costoso. Todo esto cambio con la telefonía IP y el protocolo SIP, que revolucionó el mundo de las telecomunicaciones.

El SIP es un protocolo de señalización que permite la comunicación de dos o más ordenadores sin la dependencia de una central telefónica. Su primera versión fue creada, como borrador, en 1996 por Mark Handley y Eve Schooler con el nombre de Sipv1. Luego de tres años, y con la aportación del Dr. Henning Schulzrinne, la Sipv2 se propuso como protocolo. Es recién en el 2002 cuando se publica la versión final del protocolo.

SIP Está basado en el lenguaje HTTP y se enfoca en controlar la sesión que los usuarios inician para establecer la comunicación. Sus funciones, específicamente, son: ubicar geográficamente al usuario, establecer las capacidades del dispositivo que el usuario está utilizando, establecer la disponibilidad del usuario, conectar la llamada, y administrarla – terminar sesión o transferir llamadas, etc.-

Existen dos tipos de formatos en los que interviene SIP: basado en computadoras y basado en hardware. El primero solo necesita una computadora, una aplicación, un router y micrófonos con auriculares, para realizar una llamada. El segundo consiste en la adquisición de un teléfono SIP que permite comunicarte sin la necesidad de una línea tradicional; esto permite que algunas compañías especializadas ofrezcan diversos beneficios.