A pesar de la gran penetración de la tecnología en todos los ámbitos de la vida cotidiana, aún hoy hay muchas personas que tienen dudas acerca del software utilizado en los ordenadores y portátiles de Apple para labores de escritorio.

Office para Mac: Suite Ofimatica de Microsoft para Apple

¿Office para Mac? Es sin duda una pregunta que arrastra consigo un problema de identificación de larga data entre los usuarios. Empezaremos diciendo que sí, que en efecto existe software desarrollado por Microsoft para correr específicamente en el sistema Mac OS X y no es algo que haya ocurrido recientemente.

Si aquello te sorprendió, probablemente también te interese saber si aquellos otros mitos sobre el uso de productos Microsoft en Mac son ciertos. A continuación analizamos una serie de afirmaciones que se suelen hacer para descubrir cuáles son verdades y cuáles son simplemente leyendas urbanas:

1. “Office para Mac es una copia del Office para Windows”.
Falso. Aunque parezca increíble, Microsoft Office se lanzó primero para Mac (1989), un año después se lanzaría recién para Windows.

Office para Mac: Suite Ofimatica de Microsoft para Apple

2. “El paquete Office para Mac no es tan completo como el de Windows”.
Es cierto en parte. Si bien en un principio se mantuvo un paralelo entre las versiones para los sistemas de la Mac y de Windows, con el tiempo se ha privilegiado al segundo, que cuenta con más programas. Es más, la última actualización para Windows: Office 2013, no se encontrará disponible para Apple.

3. “El Office de Microsoft no funciona correctamente en la Mac”.
Falso. Al ser una versión específicamente diseñada para Apple, el Office funciona perfectamente e incluso se tiene la posibilidad de instalar Windows en este dispositivo de Apple para poder utilizar el resto del software.

4. “El Office para Mac desaparecerá en el futuro”.
Es cierto en parte. Esto es debido a que en los últimos tiempos el Office ha tenido mucha competencia, tanto de otras propuestas de pago como de software de escritorio libre y gratuito, como OpenOffice. Por ello, a menos que se reinvente, tiene los días contados.