Si haríamos un ranking de los juegos de terror más memorables de la historia, la saga Resident Evil estaría sin duda entre los primeros puestos. Pieza fundamental en el desarrollo de la categoría survival horror, dicha saga ha sido una de las más populares de todos los tiempos, y su modo de juego, tratamiento visual y sistema de juego han influenciado generación posteriores de videojuegos.

Resident Evil 5: Accion, Aventura y Horror

Resident Evil 5 fue el paso de la saga hacia las consolas de séptima generación. Dejando de lado el estilo tradicional del juego que se basaba en un horror más psicológico, los retos tipo rompecabezas y acertijos implícitos en el desarrollo de la historia, una acción con un ritmo más lento y enemigos menos frecuentes; Resident Evil 5 continua el camino iniciado por su predecesor –la cuarta entrega – adoptando una modalidad de género que se podría llamar “action” survival horror, que combina una temática de horror biológico con un mecanismo de acción más intenso en tercera persona y enemigos más “inteligentes”, al estilo de la nueva generación de juegos hiperrealistas en primera persona.

Resident Evil 5: Accion, Aventura y Horror

Los protagonistas principales son Chris Redfield y Sheva Alomar – agentes del B.S.A.A. (Bioterrorism Security Assessment Alliance) una agencia creada para combatir el bioterrorismo- quienes van a investigar el caso de un brote de virus en un lejano poblado en el continente africano. Dicho virus transforma a las personas en seres violentos e irracionales que solo buscan eliminar a cualquier persona que se cruce. Los personajes van develando paulatinamente los secretos que subyacen toda la historia. Lo novedoso del juego respecto a la anterior versión es el sistema dual, en el que los dos personajes trabajan en equipo y pueden realizar acciones novedosas. El juego también cuenta, como en el RE 4 un sistema de minijuegos muy entretenidos y un sistema online para jugar con otro jugador.