Los videojuegos han formado parte de nuestra infancia y también han crecido y evolucionado como nosotros. Uno de los más recordados que reinó por mucho tiempo en los hogares es el Súper Nintendo Entertainment System también conocido como Súper NES o Súper Family Computer (SNES). La famosa consola de sobremesa que ocupó el lugar de Nintendo (NES) y sostuvo una gran rivalidad en todo el mundo con la Sega Mega Drive. El post de hoy es una remembranza a aquellas épocas donde lideraban las consolas de 16 bits.

Super Nintendo: Diversión en 16 Bits

El Súper Nintendo fue descontinuado en 1999, pero la huella que dejó en los Gamer’s de los 90 hizo que años más tarde sea relanzada virtualmente en mundialmente conocido Nintendo Wii. En aquella época el SNES se llevó las mejores críticas y fue la más exitosa que lideraba las ventas; fue la primera consola en entregarnos juegos tridimensionales como Star Fox (el primer videojuego con gráficos totalmente tridimensionales). En Europa se le llamó “El cerebro de la bestia” y “Súper 16 bits”.

En cuando a diseño podemos recordar como Súper Nintendo y su versión japonesa Súper Famicom tuvo un estilo poco convencional para aquellos años. Ambos contaban con un procesador no tan potente, pero que se sostenía en poderosos chips propios para trabajar con el audio y video, éstos recibían el nombre de “chips de apoyo”. En la actualidad esto no representaría ninguna novedad, pero para la época fue algo innovador para los desarrolladores de los primeros videojuegos.

Otra característica del Súper Nintendo fue la conexión “EXT” que estaba en la parte inferior de la consola que servía de expansión, es decir, era un módem por satélite que permitía a los jugadores tener partidas en línea con otros usuarios a través de la frecuencia que brindaban las emisiones de radio por satélite de StGIGA.