Existen juegos que por muy sencillos que parezcan pueden convertirse en adictivos y mantener al usuario unido a su dispositivo móvil por muchas horas. En esta oportunidad hablaremos acerca del afamado Flappy Bird y el impacto que generó el desarrollo de tan simpático juego entre miles de fanáticos. Flappy Bird: Aleta, Vuela y Esquiva los Tubos Flappy Bird es una aplicación para móviles lanzada en el 2013. El juego fue desarrollado en Hanói por el diseñador vietnamita Nguyen Há Dong. La publicación estuvo a cargo de GEARS un pequeño desarrollador de juegos independiente. Desde su lanzamiento el 24 de mayo del año pasado, el juego captó la atención de miles de usuarios en todo el mundo y se convirtió rápidamente en un boom. A pesar de ello Flappy Bird fue retirado de App Store y Google Play por el mismo Nguyen en febrero de este año. Si bien es cierto que Nguyen cuenta con otros juegos aparte de Flappy Bird, estos no han tenido tanto éxito como éste. Flappy Bird: Aleta, Vuela y Esquiva los Tubos Después del éxito de que causó Flappy Bird, Nguyen optó por eliminar el juego a pesar de que facturase un equivalente a 90.000 dólares al día, solo por mostrar un pequeño banner dentro de la App en la parte inferior, debido a que el código de fuente fue filtrado de manera ilegal y esto provocó muchos clones. También se habló de una denuncia por parte de la multinacional de videojuegos Nintendo que alegaba un plagio de sus diseños. Sobre todo porque éstos se parecían mucho a las tuberías del popular Mario Bros. Tanto llegó a ser el impacto del juego en los usuarios de dispositivos móviles que después de su desaparición, muchas personas intentaron vender sus teléfonos móviles que tenían Flappy Bird instalado a precios muy elevados. El creador manifestó que en un principio solo quería crear un juego en el cual los usuarios pudieran pasar un rato agradable, pero jamás pensó que llegaría a ser tan adictivo como el crack llegando frustrar a la gente.