Las laptops fueron concebidas para permitir al usuario una mayor movilidad. Nunca se diseñaron para sustituir a las computadoras de escritorio; sin embargo, con modelos como la ASUS N53S, parece que las laptops superan su objetivo inicial y se convierten en computadoras que igualan o superan a las de escritorio.