Todo vuelve, y las cámaras analógicas, aquellas joyas atemporales, se han vuelto a poner de moda, debido a su gran precisión y resistencia.